Tratamientos estrella de la medicina estética: cuáles son y por qué triunfan

mesoterapia ácido hialurónico

A lo largo de los últimos tiempos la medicina estética se ha beneficiado de una verdadera revolución en cuanto a procedimientos, activos y tecnología a emplear. Tratamientos antaño limitados en cuanto al resultado y muy costosos en lo económico, han sido superados por métodos que actúan con una extraordinaria precisión y eficiencia.

Técnicas como la mesoterapia y sustancias como el ácido hialurónico no solo llegaron para quedarse, sino que continúan descubriéndose nuevas utilidades y aplicaciones que amplían cada vez más su campo de actuación. Su polivalencia, unida a unos resultados excepcionales, ha elevado a ambos al número uno del podio y hoy en día son los más demandados y utilizados por pacientes y profesionales respectivamente.

¿Qué es y para qué sirve la mesoterapia?

La mesoterapia es una técnica que consiste en aplicar microinyecciones cargadas con activos que ayudan a corregir el problema de la zona a tratar.

Pese a lo que pueda sugerir, se trata de un método prácticamente indoloro que no requiere hospitalización ni complicadas anestesias, es sencillo de aplicar, seguro y altamente eficaz. Existen dos tipos de mesoterapia:

Mesoterapia facial

Consiste en introducir diversos cócteles de vitaminas, oligoelementos, minerales y otras sustancias beneficiosas para la salud de la piel, a través de microinyecciones en la zona del rostro, escote y cuello.

Gracias a ello conseguiremos:

  • Proporcionar agentes antienvejecimiento que mejoren la apariencia, textura y firmeza de la epidermis.
  • Eliminar el acné.
  • Disminuir la profundidad de arrugas y/o líneas de expresión.
  • Difuminar cicatrices y marcas.

Mesoterapia corporal

La mesoterapia corporal elimina la grasa acumulada mediante la aplicación intradérmica de diferentes compuestos farmacológicos.

Actúa a nivel celular estimulando los adipocitos para liberar su contenido graso, mientras que facilita la microcirculación local y favorece el drenaje linfático.

Su uso está especialmente indicado en el tratamiento de la celulitis (tanto dura como blanda), además combate la flacidez en piernas y abdomen y acaba con la grasa localizada.

¿Y el ácido hialurónico?, ¿Cómo y por qué puede ayudarte?

El ácido hialurónico es un elemento integrante natural de la piel, articulaciones y cartílagos.

Este compuesto, con el paso del tiempo, disminuye sustancialmente su presencia en nuestro cuerpo, lo que, en el caso de nuestra piel, ocasiona una pérdida de volumen, firmeza e hidratación que se traduce en un aspecto más apagado y envejecido.

Mediante su infiltración podemos:

  • Reducir el surco nasogeniano.
  • Aumentar el volumen de los labios.
  • Mejorar las ojeras y surco nasoyugal.
  • Modelar la forma de la nariz equilibrando sus proporciones.
  • Redefinir el contorno facial.

Como puedes ver, es fácil entender el secreto del éxito de estos tratamientos y por qué son los más escogidos en la actualidad. Su tremenda versatilidad unida a sus efectos beneficiosos, clara y rápidamente visibles, hace que su utilidad esté fuera de toda duda.

No lo dejes pasar durante más tiempo, elige ahora tu centro médico estético de referencia y ponte en buenas manos de profesionales de la medicina especialistas en este tipo de tratamientos: tu salud y tu belleza saldrán ganando.

INICIO

Te podría gustar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies